miércoles, 14 de diciembre de 2011

BURBUJAS...


 Fotografia perteneciente al blogger Piziadas

Así me gustaría encontrarme algunos días, en una burbuja.
Azul, verde, morada, como sea el color de la relajación, un color que me centre y me aleje de estar dando vueltas a las incomprensiones...

Se que alguien pesimista nunca termina de creerse que le vayan bien las cosas, yo no lo soy, me gusta lo que hay, lo que tengo y si no me gusta, intento cambiarlo, aunque sea perdiendo, pero no acepto la inmovilidad, el pesimismo, el "me lo tengo merecido...", yo no tengo nada merecido, cada día es nuevo y una nueva oportunidad, pero cuando me llegan los dramas, los miedos, las dudas, sobretodo, cuando me llegan de las personas que me rodean, me desconcierto, mucho.

No me bloqueo, pero no entiendo el miedo a estar feliz, la necesidad de buscar problemas, o quizás simplemente, la necesidad de "caer bien", me da igual si caigo bien o mal a alguien, porque al igual que yo, esa persona tiene sus problemas, su vida y sus ideas. Me da igual, porque quizás esa persona, tenga ese mismo miedo, así que, al final todos somos iguales.Y no depende de mi, ni de el, que seamos mejores o peores, solo estamos aquí por ser, por pasar o por lo menos intentarlo, de la mejor manera, disfrutando, haciendo disfrutar y siendo claros, concretos, veraces...

No puedo prometer nada, no se que pasará mañana...
¿Y si me levanto con la lotería perfecta y me vuelvo una millonaria de mierda? Igual ya no me interesa seguir pasando frío en la tienda, o darme madrugones, seguro que no me apetece... Así pues, aunque fuera por otra causa menos alegre para mi, ¿que puedo prometerle a alguien, salvo estar ahí? Mientras esté, mientras estemos.

Me he casado en varias ocasiones, en la primera recuerdo la parte de: "lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre..." creo que fue el mismo hombre que lo prometió, el encargado de romper la promesa.
Ahora no puedo casarme o consolidar algo que me encantaría, pero no creo que esa promesa o cualquier otra que hiciera, con testigos o sin ellos, cambiara nada de lo que pienso, nada de lo que soy, ni de como soy.

¿De que valen las promesas?:
No te haré mas daño.
No te engañaré
Yo no soy así...

¿De que vale decirle a alguien que se le ama? Si no lo cree, si no cree que pueda ser amado; quizás sirve para acallar mi conciencia, mientras te digo esto, estarás tranquila.
Pero si no me cree, si no confía, si todo un pasado de mierda, puede hacer que dude, ¿para que prometer nada?

A veces me da la impresión de que algo se escapa a mi entendimiento. Puede que sean tonterías mías, puede, pero si no existe la certeza de la tranquilidad, de la confianza, si las dudas pueden pasar por nuestro lado y rozarnos, no existe ninguna certeza en realidad.

"Hablas así porque te han amado..." Quizás, puede que hable así por eso, o sencillamente, porque sé que amo.

Hay quien se pone una coraza y se cierra, quien abre grietas y te cuelas, aunque siempre con el miedo de que se cierren y te dejen fuera, quien sencillmente no hace nada, deja que todo resbale y te agotes... quien al final, te dice lo que quieres oir, solo para que estes callada, hasta su proxima duda, hasta su proximo miedo, haciendo que ese miedo, esa duda, te empiece a llenar, te empiece a abrir las mismas grietas y dudes, dudes de seguir, de quedarte, de rozar, de estar, dudes de ser lo bastante buena para estar ahi.
Dudes de ti.

Hoy necesito una burbuja, pequeña, confortable y opaca.

Un saludo.

3 comentarios:

  1. Quizás la gran tarea de quién ama sea ayudar a su ser amado para que se realice y encuentre su camino, aún cuando ese diverja del nuestro. Deseo que las dudas y los miedos puedan purgarse junto con un pasado negro, y vea la luz que con dolor le proporcionas y sigáis un camino en común. Aunque tenga poca importancia a mi me alegraría.
    (dicho por "piensa en verde")

    ResponderEliminar
  2. FELIZ NATAL!!!!

    Cheio de paz, harmonia e confraternização!

    É o que desejamos...

    Abraços cordiais e Beijos carinhosos,

    JUN ZURIK e ÍsisdoJUN

    ResponderEliminar
  3. Si amas de verdad, sólo puedes permanecer amando sin intentar cambiar un ápice de lo que eres. Uno no puede cambiar por un otro. Otro no puede cambiar por nada ni nadie que no sea él mismo. Persevera en el amor si es que amas de verdad, tarde o temprano te vendrá de vuelta. Un abrazo muy fuerte de Feliz Navidad a las dos. Susana

    ResponderEliminar